¿Realmente es posible conseguir dinero fácil a través de préstamos y créditos?
septiembre 8, 2018
0
¿Realmente es posible conseguir dinero fácil a través de préstamos y créditos?
Rate this post
Muchos van por la vida pensando en formas de conseguir dinero fácil, si bien esto puede encontrarse en la línea de lo legal y lo ilegal además de que contradice totalmente a la ley de la vida que dice nada es fácil, quizás pueda ser posible conseguir dinero fácil.
Las siguientes premisas buscan analizar esto, saber si realmente es posible conseguir dinero fácil o por el contrario, solo resulta ser un truco de mercadotecnia para caer en contratos, pago de intereses y deudas al contratar un préstamo o un crédito en busca de dinero fácil.

Factores a tomar en cuenta

Pocos trámites pero muchos compromisos: Si bien podemos encontrar que pocos trámites favorecen el acceder a dinero fácil, debemos recordar que a pesar de poder solicitarlos en media hora esto suele tener repercusiones pues adquirimos un compromiso que en caso de incumplir puede traernos problemas.
Al fin y al cabo es una deuda: Al final, por bueno que te lo pinten, el pedir dinero fácil prestado o a crédito es una deuda en realidad por lo que de una u otra forma tendrás que pagarlo, con intereses y hasta unos cuantos corajes añadidos al monto inicial.
El no también se da: No importa que sean créditos de rápida aprobación, muchas veces también son negados ya sea por nuestro mal historial crediticio o porque no cumplimos con algún requisito por lo que al final no resulta ser dinero fácil completamente, también puede ponerse un poco difícil.
Consecuencias negativas a largo plazo: Buscar conseguir dinero fácil a costa de una institución financiera o incluso una persona puede traernos consecuencias a largo plazo que van desde el no poder acceder a tarjetas de crédito o préstamos por nuestro historial crediticio a incluso terminar en la cárcel por defraudación o robo.
Entre lo legal y lo ilegal: Como mencionamos con anterioridad, el buscar conseguir dinero fácil puede hacernos caer en una delgada línea donde lo legal puede volverse ilegal en cuestión de un abrir y cerrar de ojos, esto nos puede llevar a padecer consecuencias como las del punto anterior, y créanme, la cárcel no es un lugar agradable.