¿Qué debo hacer si no puedo pagar un préstamo?
julio 6, 2021
0

Una de las situaciones en la que menos debemos de caer es el impago de un préstamo o de un crédito. Esto debido a que dejar de pagar puede traer consecuencias muy negativas como el ser acreedor a más intereses o una mala calificación en el Buro de crédito.

Lamentablemente, hay situaciones donde pagar se vuelve prácticamente imposibles pues la situación es tan apremiante que hay que priorizar. Es por eso que aquí te daremos algunos consejos que te ayudarán a saber qué hacer si por algún motivo de fuerza mayor, no puedes pagar.

¿Por qué no puedes pagar tu préstamo?

Lo primero que debes hacer es preguntarte ¿por qué no puedo pagar el préstamo?. Esto te ayudará a ver si realmente es una situación apremiante o un mal manejo. Y es que a veces, nos engañamos a nosotros mismos para no pagar y gastarnos el dinero en otra cosa.

Si no puedes pagar porque tuviste un accidente y esto te impidió trabajar, entonces debes de saber que tienes argumentos para buscar ayuda. En cambio, si no puedes pagar porque te quieres ir de vacaciones a la playa, eso no es una justificación ni un motivo válido.

¿Cómo está tu historial de pagos?

Aquellos que jamás han fallado en un pago, tienen muchísimos puntos a favor en esta situación pues son personas que resultan más confiables. Si jamás has incumplido, pero ahora no puedes pagar, es más probable que el banco se porte accesible e incluso te brinde apoyo.

En cambio, si tienes un historial de fallar con tus pagos de forma frecuente, es mejor que tomes esto en cuenta. Una persona que falla constantemente en sus pagos tendrá una mala reputación, como la de un moroso, por lo que se le dificultará más pedir ayuda.

Es mejor hablar antes con el banco o emisor del préstamo

Si no puedes pagar tu deuda, jamás dejes que el banco o el emisor del préstamo se enteré por el impago, es mejor que tú te anticipes y hables con este. Lo ideal es acercarse con un asesor o ejecutivo y ser completamente honesto con tu situación.

Al banco no le interesa, ni que dejes de pagar ni que dejes de ser su cliente, por lo que buscará formas de apoyarte o soluciones alternativas. De esta forma, evitarás afectar tu reputación y provocar algún conflicto que merme la relación.

Analiza y acepta las condiciones

Si bien no estamos en posición de negociar, al menos no del todo, sí es importante que analices a fondo cuáles son las condiciones del trato. Es probable que te cobren intereses moratorios, pero a cambio, no afecten tu historial o te den una prórroga.

Trata de encontrar condiciones que sean favorables para ambas partes, tanto para quien te prestó dinero como para ti. No es que no quieras pagar, simplemente este mes se complicó el asunto por lo que, cuando te recuperes volverás a pagar como lo venías haciendo.

Más vale prevenir que lamentar

El mejor consejo que podemos darte es muy simple, más vale prevenir que lamentar por lo que hay que estar preparados para esta situación. Esto debido a que los problemas pasan y los contratiempos y emergencias aparecen sin avisarnos que llegarán de visita.

Así que más vale estar listo ¿Cómo? Con un fondo de emergencias, un ahorro donde guardar dinero para prever este tipo de situaciones. De esta forma, cuando no puedes pagar un préstamo o tengas algún inconveniente que requiera atención inmediata, estarás cubierto. Si bien crearlo implica administrarse bien y tener mucha fuerza de voluntad, sí que es posible hacerlo.