Impuestos del Regimen de Incorporacion Fiscal SAT
Impuestos y deducciones del Régimen de Incorporación Fiscal (RIF)
agosto 10, 2021
0

Uno de los regímenes fiscales mas utilizados en México, por los beneficios que ofrece, es el RIF o Régimen de Incorporación Fiscal. El principal objetivo de esta modalidad es simple, impulsar la transformación del comercio informal en formal para el pago de impuestos.

Entre los beneficios que ofrece el RIF es un pago de impuestos reducido el cual comienza con el 100% de reducción creciendo de 10 en 10% hasta pagar el 100% en 10 años. Para que conozcas mejor este régimen, aquí te contaremos más sobre los impuestos y deducciones autorizados para el RIF.

Impuestos

Con la finalidad de hacer mucho más accesible el pago de impuestos para emprendedores y pequeñas empresas es que se creó el RIF. Este régimen incluye el pago de 3 impuestos principales: IVA, IEPS e ISR los cuales debes conocer al 100%.

  • IVA: Fijado en 16%, aunque existe un proyecto para reducirlo al 8% en zonas económicas especiales, el IVA es el principal impuesto a cubrir. En el RIF, si no ingresas más de 300 mil pesos anuales, no tendrás que pagar el IVA en ventas al general, a menos de que realices ventas con factura.
  • IEPS: El impuesto especial sobre producción y servicios es otro de los impuestos que todo usuario del RIF debe pagar. Este impuesto aplica únicamente para algunos productos y servicios como combustibles, alcohol o cigarros. Al igual que pasa con el IEPS, aquí tendremos derecho a gozar de una reducción en ventas al general.
  • ISR: Conocido como la abreviatura de impuesto sobre la renta, este impuesto se aplica sobre la utilidad de tu empresa. En el caso del ISR, el beneficio fiscal que se ofrece es la reducción del 100% creciendo 10% anual hasta pagarlo en su totalidad después de 10 años.

Deducciones autorizadas

En el caso de las deducciones autorizadas, el RIF permite facturar nuestros gastos y hacerlos deducibles de impuestos, lo malo es que esto tiene un límite. Y es que no puedes deducirlo todo, solo aquellos gastos que son indispensables para prestar tus servicios o productos.

Dentro del régimen de asalariados es posible deducir gastos médicos como un par de lentes, consulta con el doctor o incluso gastos funerarios. En el Régimen de Incorporación Fiscal no puedes hacer eso, ya que existen limitaciones para los gastos que vas a facturar y deducir de impuestos.

Por ejemplo, si tengo un restaurante dado de alta en el RIF entonces puedo deducir gastos como la nómina, la compra de insumos e ingredientes, gas y electricidad. En cambio, no podría deducir la compra de un gimnasio, ya que esto no es indispensable para el restaurante. Tampoco podría deducir mi ropa, a menos que sean uniformes.

Te recomendamos acercarte con un contador o especialista para así verificar cuáles son las deducciones autorizadas. Un contador te ayudará a identificar cuáles son los gastos que puedes deducir para que así, en tu declaración bimestral, pagues menos impuestos o incluso nada, si se da el caso.