¿Cómo priorizar gastos?
mayo 1, 2021
0

Uno de los momentos más estresantes y difíciles para las personas es cuando tienen muchos gastos, pero el dinero simplemente no alcanza para cubrirlos. Producto de una mala organización, un estilo de vida insostenible o una emergencia, esto es más común de lo que crees.

Según expertos en finanzas personales, hay algunos trucos que podemos realizar para poder priorizar nuestros gastos cuando el dinero no alcanza. Aquí te contaremos cuáles son los pasos que puedes tomar basándonos en uno de los modelos de necesidades más usados en el mundo, la pirámide de Maslow.

  • Lo más básico

El primero aspecto que debemos de cubrir es el de las necesidades fisiológicas, es decir, lo que necesitamos para vivir. Nuestro primer gasto será la alimentación, es decir, comprar comida para sobrevivir, eso sí, tendremos que ajustar un poco lo que compramos para ahorrar.

También debemos de incluir medicamentos, si estamos enfermos, agua, electricidad, el alquiler, gas y productos de higiene personal y de nuestra casa. En pocas palabras, todo lo que sea básico o fundamental para vivir. No podemos dejar de comprar comida, pero sí Netflix, por ejemplo, así que valora que es imprescindible y que no.

  • Lo que necesitas para trabajar

Aunque no haya mucho dinero, no podemos dejar de trabajar y producir ingresos porque si no la crisis sería peor. En este caso debes de priorizar todos esos gastos fundamentales para tu actividad económica o tu empleo.

Por ejemplo, el pasaje o el boleto de metro que usas para llegar a la oficina o la gasolina que consumo tu vehículo si trabajas como taxi, Uber, repartidor, etc. Estos gastos, técnicamente, los recuperamos con nuestros ingresos por lo que priorizarlos no debería ser tan complicado, ya que en algún momento recibiremos el dinero de vuelta.

  • Deudas

Una vez que ya cubrimos lo básico que necesitamos para vivir como agua, comida, electricidad, alquiler y medicamentos, así como los gastos para nuestra actividad laboral, siguen las deudas. Un error común y grave es dejarlas al final (aún falta un punto), ya que esto solo hace que crezcan y crezcan.

Incluso aquí podemos priorizar algunas deudas sobre otras. Por ejemplo, pagar la hipoteca es mucho más urgente que pagar la tanda, aunque también deberíamos hacerlo. Quizás podamos dar el mínimo de nuestra tarjeta de crédito por algunos meses para priorizar el pago de ese préstamo personal o hipoteca que es más urgente.

  • Otros gastos innecesarios

Ahora, debemos dejar al último todos esos gastos que no son necesarios ni básicos para vivir. Es decir, pagar Netflix, tomar un Uber en lugar de usar el metro, el café de la mañana en Starbucks o comprar ropa.

Cuando el dinero no alcanza, debemos de ajustarnos el cinturón y el presupuesto para dejar de comprar cosas innecesarias por un tiempo. En lugar de gastar 500 pesos en ropa, abona 500 pesos a la deuda de tu tarjeta o paga por adelantado el alquiler.